¿Qué hacer con los venezolanos?

Editorial en BluRadio 3 de febrero

El alcalde de Santa Marta, Rafael Martínez, le envió una carta a la canciller, María Ángela Holguín, en la que le pregunta lo mismo que estamos pensando los más de siete millones de habitantes de la Región Caribe, incluyendo alcaldes y gobernadores: ¿Qué vamos a hacer con los miles de venezolanos que han llegado al país en los últimos años, por cuenta de la crisis política, económica y social que atraviesa el vecino país?

La indolencia y el descaro del Gobierno Nacional es de tal magnitud que ha dejado en manos de las administraciones departamentales y municipales el manejo de la grave situación. La Cancillería -que se muere de susto cada vez que Nicolás Maduro o Diosdado Cabello salen a insultarnos- no ha sido capaz de tomar cartas en el asunto y por ello vemos a alcaldes y gobernadores de la Región Caribe sacando plata de donde no tienen para atender a hombres, mujeres y niños que todos los días llegan a nuestros pueblos y ciudades, provenientes del vecino país, en busca de una asistencia humanitaria, que no se les puede negar.

A las cosas hay que llamarlas por su nombre: en el caso de la tragedia humanitaria que vive la Región Caribe por cuenta del éxodo de venezolanos hacia nuestro país la Cancillería ha sido indolente e ineficiente. Él tema no le importa a la ministra Holguín. Solo así se explica tanta indiferencia con nuestra suerte. 

A la Canciller sólo parece importarle los asuntos del alto gobierno, como el que tiene enfrentado por estos días al vicepresidente, Germán Vargas Lleras, con Maduro y con Cabello. 

En este caso en particular nuestra canciller intervino para pedirle cordura al Vicepresidente, pero no para llamarle la atención a los venezolanos, que se refirieron a Vargas Lleras como “un hijo de puto”. El pecado del Vicepresidente fue llamar “venecos” a los venezolanos que viven en nuestros municipios fronterizos, que es como llaman en esos territorios a los colombianos con hijos nacidos en Venezuela o a los venezolanos con familiares en Colombia. No es, pues, una ofensa. 

En cambio Maduro y Cabello sí han ofendido hasta la saciedad a nuestros ex presidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe. A este último lo han llamado “criminal” y “paramilitar”, sin que la Canciller haya dicho esta boca es mía. Parece que la condición de ex presidentes de Pastrana y Uribe, al Gobierno no le importa, pues les cobra el hecho de ser hoy opositores de Santos.

De manera que bien harían alcaldes y gobernadores de la Región Caribe en sumarse a la petición del Alcalde de Santa Marta y exigirle a la Cancillería de Colombia que se apersone de la tragedia humanitaria que vive la Región Caribe por cuenta del éxodo de venezolanos hacia nuestro país. 

Se trata de una grave situación que cada día se agudiza más, pues vemos como las autoridades empiezan a relacionar la crisis de seguridad en algunas ciudades capitales, especialmente en Barranquilla, con el surgimiento de organizaciones criminales integradas por venezolanos. Así que Ministra Holguín deje de dilatar este asunto y póngase al frente para superar la crisis con prontitud y eficiencia.

Editorial  @BluRadio 3 de febrero