En carta de su puño y letra -que envió ayer al Consejo Nacional Electoral- el exsenador Otto Bula, preso por el escándalo de Odebrecht, afirmó que “no es cierto, ni me consta, ni he dicho que el dinero que le entregué al señor Andrés Giraldo fuera un aporte a la campaña Santos Presidente o al señor Juan Manuel Santos”.

La sorpresiva y sorprendente declaración de Bula -que había declarado todo lo contrario, bajo juramento, ante la Fiscalía General- enturbió más las aguas del turbio proceso de Odebrech, hasta el punto de que hoy por hoy nadie sabe a ciencia cierta qué es verdad y qué es mentira de todo lo que han dicho los implicados, empezando por el propio Bula, quien ahora deberá explicarle al organismo investigador porqué dijo lo que dijo, pero -sobre todo- porqué dijo que no dijo lo que había dicho bajo la gravedad del juramento. Bula se expone a perder los beneficios a los que aspiraba por colaborar con la Justicia.

Ahora con este nuevo giro que tomará la investigación para establecer los sobornos pagados por Odebrecht en Colombia y sus posibles aportes a las campañas presidenciales de Juan Manuel Santos y Òscar Iván Zuluaga, las cosas vuelven a estar como al comienzo. O peor, puesto que ahora deberán responderse muchas más preguntas, por cuenta de la declaración inicial de Bula, que llevó al mismísimo fiscal, Néstor Humberto Martínez, a afirmar que a la campaña de Santos habría ingresado un millón de dólares de Odebrecht.

Hay, pues, más preguntas que respuestas: Si Bula afirma en su carta al Consejo Nacional Electoral, que “no es cierto, ni me costa, ni he dicho, que el dinero que entregué al señor Andrés Giraldo fuera un aporte a la campaña Santos Presidente o al señor Juan Manuel Santos”, entonces quiere decir que Giraldo se quedó con  la plata, es decir, se embolsilló casi un millón de dólares. ¿Qué tiene que decir Giraldo?

Pero -algo más- también quiere decir que Odebrecht en un acto de generosidad extremo -de puro altruismo- decidió valerse de Bula para regalarle al desconocido Giraldo casi un millón de dólares a cambio de nada. ¿Qué tiene que decir Giraldo sobre este asunto?

Pero también podría significar que Bula recibió la plata y se la embolsilló, haciéndole creer a Odebrecht que le había hecho el mandado. ¿Qué tiene que decir Bula sobre esta hipótesis? ¿Qué tienen que decir los directivos de Odebrecht, hoy presos en varios países, sobre la plata que recibio Bula y sobre sus destinatarios?

Luego del Tsunami que armó con su declaración inicial a los medios de comunicación, ¿qué tiene que decir el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, sobre la reculada de Bula, que lo dejó muy mal parado ante el país? ¿Montó toda la película sólo con base en el testimonio de Bula?

De manera que las aguas en el caso Odebrecht siguen siendo turbias, ahora más que antes. Turbias y muy espesas, que es lo que más llama la atención. ¿Será que algún día los colombianos sabremos por dónde fue le llegó el agua a ese molino?

Editorial ViveBarranquilla por BluRadio