“Quiero pedirle al doctor César Gaviria a nombre del pueblo y a nombre de mi familia que en sus manos encomendamos las banderas de mi padre para que sea el próximo Presidente. ¡Viva Colombia!”. Ver en el video min. 13

Con estas emotivas palabras el joven Juan Manuel Galán, hijo mayor del líder liberal Luis Carlos Galán Sarmiento, entregó al jefe de la campaña del Nuevo Liberalismo, César Gaviria, las banderas de la campaña de quién figuraba como amplio favorito para suceder en la Casa de Nariño a Virgilio Barco. El hecho ocurrió el domingo 20 de Agosto de 1989 en el Cementerio Central de Bogotá.

Gaviria aceptó el ofrecimiento y se puso al frente de la campaña, como se lo había pedido Juan Manuel Galán y su familia. A la postre ganó la Presidencia de la República con el lema “Bienvenidos al futuro”, que contrastaba con un país entonces sumido en el pesimismo y el desencanto por cuenta del asesinato de varios candidatos presidenciales por parte del Cartel de Medellín, encabezado por Pablo Escobar.

Juan Manuel Galán es en la actualidad senador y precandidato presidencial por el Partido Liberal. Otros aspirantes del liberalismo serían el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, y el ex jefe del equipo negociador del Gobierno en La Habana, Humberto De la Calle Lombana, al igual que el senador caucano, Luis Fernando Velasco.

Todos ellos buscan el respaldo de los congresistas del Partido, pero también de los ex presidentes liberales, jefes naturales de esa colectividad. Aunque ninguno de los ex mandatarios han expresado en público sus afectos por uno u otro aspirante, se cree que Ernesto Samper -por ejemplo- podría apoyar a Cristo, que fue uno de sus escuderos durante el proceso 8.000, mientras que Gaviria tendría su corazón dividido entre Galán y De la Calle.

Algunos congresistas sostienen -sin embargo- que hoy por hoy el ex presidente estaría inclinado a respaldar a De la Calle. La razón de ese apoyo estaría relacionada directamente con el compromiso de De la Calle de continuar firmemente con la implementación de los acuerdos de La Habana, entre el Gobierno y las Farc.

Ese presunto dilema gavirista habría sido el que llevó la semana pasada al senador y precandidato Galán a visitar a Gaviria para indagar por sus afectos electorales en la actualidad.

Aunque los términos de la reunión no han trascendido, se supo que el mensaje del precandidato habría sido uno solo: cuento con su apoyo para tomar las banderas del liberalismo para llegar a la Casa de Nariño.  Es decir, llegó la hora de que Usted sea tan generoso conmigo, como yo lo fuí con Usted en Agosto de 1989, cuando le entregué las banderas de mi padre. Galán está a la espera de la respuesta.