Humberto De la Calle será, pues, candidato presidencial. En las próximas horas se desvinculará del Gobierno para asumir su nuevo rol con el propósito de llegar a la Casa de Nariño en 2018, para defender la negociación de paz con las FARC, que se llevó a cabo en La Habana y que él encabezó por delegación directa del presidente Juan Manuel Santos. Ya no tiene ningún sentido que De la Calle hable como candidato, camine como candidato y opine como candidato, pero siga diciendo que no es candidato. Otra cosa es que no quiera serlo a nombre  del Partido Liberal y por eso está considerando si se lanza como candidato independiente.

Pero De la Calle no es el único pato que se lanza al agua con la firme intención de llegar a la Presidencia en 2018. El ex alcalde de Santa Marta, Carlos Caicedo, también sorprendió al país al anunciar que quiere ser sucesor de Santos. Ayer se desplazó hasta Uribia, La Guajira, con el propósito de oficializar su aspiración, pero algunos habitantes del pueblo impidieron el ingreso de la comitiva al municipio. Ante la calamidad, Caicedo debió aplazar su intención de echar su primer discurso como “presidenciable”.

De la Calle y Caicedo se suman a la larga lista de aspirantes presidenciales , cuya presencia indica que ser huésped de la Casa de Nariño por cuatro años no debe ser tan mal negocio. Repasemos los nombres que la integran, hasta el día de hoy, porque seguramente mañana habrá nuevos candidatos: Germán Vargas Lleras, Iván Duque, Juan Manuel Galán, María del Rosario Guerra, Sergio Fajardo, Jorge Enrique Robledo, Gustavo Petro, Alejandro Ordóñez, Piedad Córdoba, Carlos Holmes Trujillo y Claudia López, por ahora.

Haciendo cola y esperando el momento para lanzarse al agua están: Juan Carlos Pinzón, Roy Barreras, Antonio Navarro, Juan Fernando Cristo, Luis Fernando Velasco, Francisco Santos, Luis Alfredo Ramos y Aníbal Gaviria. También está el ex candidato Óscar Iván Zuluaga, del Centro Democrático, quien decidió “congelar” su aspiración mientras se aclara todo el enredo de la financiación de su campaña presidencial en 2014 por parte de la multinacional brasileña Odebrecht.

Unos y otros suman -por ahora- veinte candidatos. Es decir, una multitud. Con ello se demuestra que no estaban tan equivocados nuestros abuelos cuando decían que en Colombia todos quieren policías o presidentes. Está visto que resulta más atractivo lo segundo que lo primero, aunque seguramente a partir de 2018 tendremos un candidato que querrá cumplir con esos dos sueños, el general retirado de la Policía y nuevo vicepresidente, Óscar Naranjo.

De manera que candidatos presidenciales hay y bastantes. Los electores tienen para escoger en un amplio abanico de aspirantes. Ahora bien, es evidente que en dicha lista, así como hay candidatos hay “candidotes”. Unos y otros le pondrán color y picante a la campaña presidencial de 2018. Ya era hora de “jubilar” al divertido y siempre recordado Goyeneche, el candidato presidencial que en todas las campañas le prometía a los colombianos, con entonado acento: “Yo les voy a pavimentar el Río Magdalena”.