Curumaní, Cesar, está conmocionado, y no es para menos: un pequeño de escasos cuatro años fue violado y asesinado este fin de semana en inmediaciones de uno de los colegios del pueblo.
La aparición del cuerpo sin vida del menor, que presenta evidente muestras de maltrato físico y de abuso sexual en su cuerpo, generó una gran manifestación popular de rechazo por el horrendo crimen y la exigencia para que el autor del mismo sea capturado en el menor tiempo posible.
El comandante de la Policía del Cesar, coronel Diego Rosero, se comprometió a investigar y esclarecer los hechos,para ello pidió la colaboración de todos los habitantes de Curumaní, quienes deberán reportar cualquier comportamiento irregular o sospecho que permita dar con el paradero del asesino.
El alto oficial destacó también el aparente descuido de la madre del pequeño, quien al ser indagada sobre las últimas horas que lo vio con vida, afirmó que fue a las 7 de la noche del día anterior, pero no dio mayor información acerca de las razones por las cuales no reportó su desaparición a las autoridades.
La evidente irresponsabilidad de la madre de la víctima,al no reportar sobre el grave hecho de la desaparición de su hijo,debe servir para llamar la atención de todos aquellos padres de familia que se marginan de las actividades de sus hijos, inclusive de los más pequeños.
Se trata, sin duda, de una grave omisión, pues la primera responsabilidad sobre la suerte de sus hijos recae en sus progenitores.
Resulta inadmisible que a la madre del pequeño no le haya causado sorpresa el hecho de que su hijo no estuviera en su casa pasadas las 7 de la noche.
Ahora lo más importante es evitar que el crimen del pequeño quede impune.
Todos los habitantes de Curumaní deben hacer causa común para esclarecer cuanto antes semejante acto de salvajismo.
El o los responsables, deben pagar por este crimen.
Las protestas masivas de los habitantes de Curumaní deben ser atendidas por las autoridades y de su eficacia depende que haya justicia en este crimen.

Si desea escuchar el audio de este editorial haga  click aqui