Y las respuestas a ese interrogatorio son variadas y en algunos casos contradictorias, hay quienes celebran las bondades y alcances del acuerdo comercial, como el empresario barranquillero, Christian Daes, cuya empresa Tecnoglass ha logrado penetrar el mercado estadounidense con productos de excelente calidad y a muy buenos precios.

Así lo declaró el empresario al recibir un reconocimiento nacional por parte del diario Portafolio en Bogotá, gracias a su destacada labor y a los excelentes resultados comerciales de su compañía, una de la de mayor crecimiento en la Región Caribe, la tasa de crecimiento anual de la empresa se mantiene por encima del 20 por ciento.

La ministra de Comercio Exterior, María Claudia Lacouture, también muestra resultados favorables para el país en estos cinco años.

De acuerdo con esa cartera, el número de empresas exportadoras hacia Estados Unidos se incrementó en un 17.5 por ciento, al pasar de 3.030 a 3.565 ,también se incrementaron las exportaciones de bienes no minero energéticos en un 12.3 por ciento, según Lacouture.

De acuerdo con las cifras del Ministerio de Comercio Exterior, al país han llegado capitales por 11.724 millones de dólares en estos cinco años, que han generado cerca de 22.000 puestos de trabajo.

Pero hay quienes observan el vaso medio vacío, como es el caso del gremio de los exportadores representados en Analdex, cuyo presidente, Javier Díaz, sostiene que Colombia no ha aprovechado el TLC.

Las cifras que maneja Díaz son bien distintas a las de Lacouture, según el presidente de Analdex, las ventas a Estados Unidos cayeron a la mitad, al pasar de 21.969 millones de dólares en 2012 a 10.023 millones el año pasado. El presidente de Analdex también afirma que si bien es cierto que las exportaciones tradicionales han crecido, no lo han hecho al ritmo que se esperaba del 25 por ciento.

La celebración de los primeros cinco años del TLC con Estados Unidos, el acuerdo comercial más ambicioso de Colombia en toda su historia y la gran apuesta del gobierno de Juan Manuel Santos en ese frente, es una muy buena oportunidad para ponerme blanco y negro las cifras y los resultados del Tratado.

De esta forma se resolvería con cifras en la mano y sobre la mesa, la gran pregunta que nos hacemos todos, especialmente quienes vivimos en la región Caribe, que sería una de las grandes beneficiadas con el Acuerdo Comercial: ¿Cómo nos ha ido con el TLC?