La visita oficial del presidente Juan Manuel Santos a su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, que se llevará a cabo este jueves 18 de mayo en Washington, servirá para que los mandatarios aborden con franqueza diversos temas de la agenda binacional, en especial aquellos que tienen que ver con la ayuda económica para luchar contra el narcotráfico, las relaciones comerciales y el papel de Colombia en la geopolítica regional.

Se trata de una agenda muy importante, en especial para Colombia, cuyo gobierno es visto por influyentes congresistas republicanos como demasiado generoso con las Farc y poco crítico con el régimen venezolano, asunto este que preocupa a la administración de Donald Trump.

Santos y Trump se reunirán hoy en la Casa Blanca, acompañados de sus funcionarios más cercanos, con el fin de abordar temas muy sensibles, entre los que se destacan, sin duda, el crecimiento de los cultivos de hojas de coca en los últimos dos años, que alcanzaron la extraordinaria cifra de 180.000 hectáreas, según informes que tiene en su poder la Casa Blanca.

Influyentes congresistas estadounidenses, como el senador Marco Rubio, recomiendan el reinicio de las fumigaciones con glifosato suspendidas por decisión del gobierno Santos,como una de las soluciones a la crisis desatada por el incremento de cultivos ilícitos.

Esa podría ser una de las condiciones de la administración Trump para considerar la posibilidad de nuevas asistencias económicas a Colombia.

Dichas ayudas, en el pasado fueron muy generosas, hasta el punto de que llegaron a los 10.000 millones de dólares en los últimos 15 años, casi todas ellas destinadas a la lucha contra el narcotráfico. Ahí radica una de las mayores preocupaciones de la administración republicana.

De otra parte, el presidente Trump está empeñado en reducir drásticamente todo tipo de asistencia económica a diferentes países, seguir leyendo