Ante los hechos vandálicos protagonizados por hinchas de los equipos América y Deportivo Cali en el estadio Pascual Guerrero de la capital Del Valle del Cauca el pasado miércoles en la noche, la División Mayor del Fútbol colombiano (Dimayor) decidió prohibir la transmisión por cualquier medio, radio, televisión y prensa escrita, de los siguientes partidos de ambos equipos.  

En otras palabras, la Dimayor decidió vetar a los medios de comunicación, hecho insólito que debe ser rechazado de manera contundente por quienes defendemos y promovemos la Libertad de Expresión.

 

Para empezar, los medios de comunicación no son los responsables de los desmanes, ni mucho menos fueron protagonistas de los hechos violentos de Cali. Ni fueron ellos los que atacaron con pistolas y cuchillos a sus adversarios, ni a la Policía.

Seguir leyendo click aquí