Celebramos con optimismo la decisión de la Alcaldía Distrital de poner en marcha una nueva fase del programa Siembra Barranquilla, que tiene como propósito sembrar 250 mil árboles en toda la ciudad, que fue uno de los compromisos que adquirió el alcalde Alejandro Char durante la pasada campaña por la Alcaldía Distrital.

La puesta en marcha del ambicioso programa ambiental busca no sólo mejorar los niveles de arborización, que hoy son deficitarios en comparación con otras ciudades del país y del mundo, sino optimizar la calidad de vida de los habitantes de la ciudad, quienes tenemos que padecer las inclemencias de un temperatura en extremo elevada en época de verano.

Los “nuevos amigos”, como los ha llamado el alcalde Char, disminuirán en unos 6 grados la sensación térmica en aquellas zonas repobladas de especies nativas, como Roble Morado, Alistonia y Acacias, entre otras.

Siembra Barranquilla se llevará a cabo en toda la ciudad y demandará una inversión de 110 mil millones de pesos, recursos muy significativos que deben ser vistos no como un gasto inoficioso o un derroche, sino como una muy buena inversión.

Barranquilla necesita con urgencia más árboles nativos y menos especies importadas, que no sólo son depredadoras, sino que tienen inmensas dificultades para adaptarse. Las palmeras -por ejemplo- no sólo no dan sombra, sino que demandan una gran inversión para su mantenimiento.

Las especies nativas, que son las que serán sembradas en los próximos meses, no sólo son compatibles con el clima y el entorno medioambiental, sino que con ellas volverán algunas especies de aves que huyeron despavoridas por la falta de una rama de un árbol que les permitieran hacer un nido para tener sus crías. Volverán los azulejos y los toches y los canarios cantores y ojalá pudiéramos ver de nuevo los turpiales, que se fueron para nunca más volver.

Todo ello es posible en una ciudad más verde, más arborizada, más fresca y con un aire más puro. Una ciudad, claro, más grata y mucho más amigable con su gente, Una Barranquilla con un espíritu más ecológico y un corazón verde, comprometida con el Medio Ambiente y con la suerte de todos y cada uno de sus habitantes.