Desde comienzos de Mayo el fiscal general, Néstor Humberto Martínez Neira, recibió información muy certera acerca de las actuaciones ilegales que se venían desarrollando en la entidad, en la que figuraba como principal protagonista el jefe de la Oficina Anticorrupción del organismo, Luis Gustavo Moreno, a quien el propio Martínez había designado. La privilegiada información le cayó como un mazazo no sólo por estar involucrado uno de sus funcionarios de mayor nivel, sino porque la lucha contra la corrupción es su principal bandera desde que fue designado por la Corte Suprema como la máxima autoridad en la lucha contra las organizaciones criminales del país. Aunque Moreno no hacía parte de su círculo más cercano, se trataba de un funcionario con acceso a información privilegiada, derivada de su cargo.

A partir de ese momento, Martínez Neira empezó a trabajar de la mano con el Departamento de Justicia y con otras autoridades de Estados Unidos -entre ellas la DEA- para tratar de desentrañar la que parece ser la más poderosa red de corrupción dentro de la Fiscalía y con tentáculos en otras entidades del Estado, como la propia Corte Suprema de Justicia, donde Moreno tiene relaciones directas con magistrados y altos funcionarios de esa entidad.

De hecho, en manos de los organismos de inteligencia de Estados Unidos reposan grabaciones de Moreno con ex magistrados del alto tribunal que están siendo evaluadas en estos momentos para tomar una decisión con relación a los pasos a seguir en las próximas semanas.

Ese país está a la espera de que se surta el trámite correspondiente para que el abogado Moreno sea extraditado para que responda por varios delitos, entre ellos lavado de activos, en el que también está involucrado el ex gobernador de Córdoba, Alejandro Lyons, quien fue la persona que sirvió de señuelo para la captura de Moreno, así como del abogado Leonardo Pinilla, al parecer, su cómplice en la acción criminal, quien está a cargo de la defensa de varios implicados en asuntos delicados investigados por Moreno.

“Pinilla trabajaba en llave con Moreno y servía como intermediario entre el funcionario y las víctimas. Él fue la persona que visitó a Lyons en Bogotá para llevarlo hasta donde Moreno. Ese encuentro -que se llevó a cabo en un carro de la Fiscalía- fue gestionado por el abogado Pinilla”, me contó un alto funcionario de la Fiscalía General, quien conoce los intríngulis de la investigación.

En la actualidad Lyons está en conversaciones con las autoridades de Estados Unidos -donde se encuentra, luego de que la Fiscalía iniciara una investigación en su contra por más de veinte delitos que habría cometido durante su gestión como Gobernador- con el fin de negociar una rebaja de penas a cambio de su colaboración para capturar a los implicados en la poderosa red de corrupción de la que es pieza fundamental, al igual que el ex director anticorrupción de la Fiscalía General.

En efecto, el exgobernador de Córdoba fue la ficha clave para la captura de Moreno, pues fue quien le entregó el pasado 16 de Junio, 10.000 dólares como pago por un soborno a cambio de recibir información privilegiada acerca del desarrollo de sus procesos en la Fiscalía General. La entrega ocurrió en el parqueadero del Dolphin Mall de Miami. Todo la operación fue grabada y monitoreada por agentes de la DEA. Buena parte de ese dinero fue gastado por la esposa de Moreno -Carolina Rico Rodríguez- en el propio Miami en la compra de joyas en almacenes exclusivos de esa ciudad.

Las investigaciones han podido determinar -además- que a nombre de ella también hay varios apartamentos y otros inmuebles en Bogotá y Montería. Toda la información está en poder tanto de la Fiscalía General, como de los organismos de inteligencia de Estados Unidos.

Tanto para la Fiscalía General, como para las autoridades de Estados Unidos, el caso del exfiscal Moreno es la punta del iceberg del mayor escándalo de corrupción dentro del organismo. “Las dimensiones están todas por establecer, puesto que la red de la que hacía parte Moreno se movía en las más altas esferas tanto de la Rama Judicial -tenía contacto directo con los magistrados -desde su época a abogado litigante- como con congresistas y ex congresistas vinculados a la parapolítica, entre otras investigaciones”, me comentó un funcionario del organismo investigador colombiano.

¿En qué van las investigaciones y qué pasará con Moreno y sus cómplices? ¿Cómo llegó Moreno a ser uno de los altos funcionarios de la Fiscalía General? ¿Quiénes son sus padrinos en la Corte Suprema y en los círculos políticos?

A continuación mis heráldicas sobre el tema, para seguir leyendo has click en los siguientes links.

El golazo al Fiscal General
¿Quiénes son los padrinos del fiscal capturado?
Luis Gustavo Moreno, ¿sin visa a USA?
Hay que acabar con las campañas
¿Fiscales o extorsionistas?