Anoche llegaron a Barranquilla, su casa, los últimos jugadores de la Selección Colombia, que jugará dos partidos trascendentales ante Venezuela y Brasil, cuyos resultados definirán su clasificación al Mundial de Rusia el próximo año.Como dijo Yimmi Chará, jugador del Junior, convocado por José Pékerman en reconocimiento a su excelente participación en el torneo colombiano, “en estos partidos nos jugamos la clasificación”. 

Y es así. Con 24 puntos, la Selección Colombia es segunda en la clasificación general de la eliminatoria, pero no tiene el cupo garantizado. Con cuatro puntos que sume ante Venezuela y Brasil sí alcanza la clasificación y a eso le apuesta el técnico José Pékerman.

No serán partidos fáciles, no sólo por asuntos meramente deportivos, sino extradeportivos. En el caso de Venezuela, por ejemplo, la crisis interna que vive el vecino país, puso en duda hasta la realización misma del encuentro. El régimen chavista de Maduro y compañía hará sentir su hostilidad hacia nuestra delegación, ahora que el presidente Juan Manuel Santos dejó de ser su “nuevo mejor amigo”. Pero nada de ello puede desconcentrar a nuestros deportistas en la búsqueda de un buen resultado.

Y contra Brasil -aclarado y superado el asunto del acaparamiento de las boletas y de la reventa de las mismas- Colombia debe jugarse el todo por el todo. Brasil viene con la pesada, razón de más para que Barranquilla demuestre por qué es la Casa de la Selección.

A todos nuestros jugadores -incluyendo, obviamente, a los seis que son oriundos de la Región Caribe- hay que rodearlos de afecto y cariño en todo momento. Deben sentirse como en su casa. Ellos son nuestros representantes y portadores de nuestra bandera tricolor. 

¡Vamos Colombia! Será el grito que se escuche desde hoy en todos los rincones de Curramba La Bella. Que no haya casa ni sitio comercial donde no esté nuestra bandera y donde no haya el ambiente alegre y festivo que nos caracteriza, mucho más cuando tenemos a la Selección con nosotros. 

Así que: ¡Vamos Colombia a buscar esa clasificación al Mundial de Rusia! ¡Vamos que podemos…!