El Papa Francisco inicia hoy en Colombia una gira de cuatro días con el firme propósito de buscar “la reconciliación y la paz”, como él muy bien lo anunció minutos antes de iniciar su periplo por América Latina.Su Santidad Francisco ha estado muy cercano a los procesos políticos que se llevan a cabo en nuestro continente, desde los que suceden en su natal Argentina, hasta aquellos que apuntan a poner fin al conflicto en Colombia, en especial el que firmaron el Gobierno Nacional y las Farc. De hecho, el Papa jugó un papel fundamental para que ese acuerdo se pudiera cristalizar.

Pero en sus mensajes al pueblo colombiano, el Papa Francisco también ha sido insistente en su discurso sobre la necesidad y la urgencia de la reconciliación nacional, que involucre a todos los sectores de la sociedad, en especial aquellos que hacen parte de la población más vulnerable. 

Esa fue la razón que lo llevó a expresarle al gobierno colombiano su deseo de visitar sectores muy deprimidos de Cartagena, Medellín y Villavicencio, así como conocer en todas ellas testimonios de víctimas del conflicto armado.

En Bogotá, Su Santidad se entrevistará con el presidente Juan Manuel Santos en la Casa de Nariño y oficiará una misa multitudinaria, donde reiterará su mensaje de “paz y reconciliación”.

Es bueno reiterar que se trata de una visita pastoral, motivada por el inmenso cariño del Papa Francisco a Colombia. No es una gira política, como han pretendido presentarla amigos y contradictores del Gobierno. Despojarla de motivaciones mezquinas sería el mejor aporte que podrían hacer quienes, desde distintas orillas, pretenden mostrar a Francisco como “amigo” o “enemigo” de negociaciones políticas coyunturales.

La paz que pregona el Papa Francisco es aquella que nace de la igualdad social, de la derrota a la pobreza extrema y del triunfo sobre la iniquidad. La paz que nace después de vencer la corrupción, que permite de manera impune el robo de miles de millones de pesos.

La reconciliación que promueve el Papa Francisco nace del perdón auténtico y genuino hacia mis hermanos en la Fe. Es la reconciliación que surge de la igualdad social y no del cálculo político.

Politizar el mensaje de Su Santidad Francisco en su visita a Colombia, como pretenden las partes interesadas, es desprenderlo de su verdadera vocación cristiana de Amor, Paz y Reconciliación.