Las visitas de los viernes son aburridoras y aburridísimas. Nadie se toma en serio ni lo que se dice ni lo que se escucha. Los ministros y los candidatos presidenciales cogieron la bendita costumbre de programar sus giras a la Región Caribe los viernes, que es el día en que todos nosotros -como ellos- estamos en plan de descanso.. Ellos vienen a descansar y aprovechan la ocasión para hacer sesudos análisis sobre el estado de la economía y la lucha contra la corrupción, creyendo que nosotros tenemos la disponibilidad y el ánimo de escucharles toda esa carreta que bien sabemos que es un pretexto para descansar del estrés que les produce Bogotá.Indague Usted qué hacen los ministros y los candidatos presidenciales que vienen a Barranquilla, Santa Marta o Cartagena un viernes, luego de participar en uno de los miles de foros que se programan ese día a lo largo y ancho de la Región Caribe.

Yo le voy a dar una pista: se van con su familia para un apartamento que les prestó un amigo en Cartagena o Santa Marta a descansar, mientras por teléfono hace acuerdos políticos o define con su secretaria la agenda que lo espera en Bogotá el lunes. Todo ello acompañado de unos “amarillitos”, o unos “lamparazos”, para este calor, tan hijuemadre, ala.

Las visitas de los viernes son pésimas. Si los candidatos quieren hablar con los habitantes de la Región Caribe en serio de nuestra problemática y de cómo nos van ayudar a solucionar la enorme cantidad de problemas que tenemos, entonces que vengan un martes o un miércoles, sin bermudas, ni bronceador en las maletas.

Que vengan en plan de trabajo y no de descanso. Que vengan a hablar en serio y no a mamar gallo, creyendo que acá nos morimos de ganas por escuchar sus sesudas propuestas. Ojalá tomen atenta nota de esta humilde petición.