Resulta que ahora vamos a tener que reclamarle a España el Tesoro Quimbaya, por orden de la Corte Constitucional, como si España no tuviera suficientes líos con los mechudos de Podemos y nosotros estuviéramos tranquilos teniendo a Nicolás Maduro de vecino.

Como pocos conocen el cuento, tenemos que hacer algo de historia para tratar de entender cómo es que Colombia por orden de un alto tribunal tiene que pedirle a España que le devuelva su más preciado tesoro. La historia es la siguiente:
Había una vez un presidente conservador llamado Carlos Holguín Mallarino, quien ocupó la Jefatura del Estado entre 1888 y 1892, cuya principal cualidad era la de regalar lo que no era suyo, al igual que sucede hoy con algunos funcionarios públicos.

El presidente Holguín Mallarino, de los mismos Holguín Mallarino que han ocupado la Presidencia de Colombia en cuatro oportunidades y en periodos diferentes, decidió que la mejor manera de congraciarse con la Reina María Cristina de España, luego de que está con un laudo arbitral favoreciera los intereses de Colombia en un litigio limítrofe que tenía con Venezuela, era regalarle el Tesoro Quimbaya, el más grande y valioso de América Latina, compuesto por 122 piezas de oro puro.
-¿Cómo hago -carachas- para pagarle semejante favor a Su Majestad María Cristina? Era la pregunta que atormentaba al presidente Holguín, quien muy pronto encontraría la respuesta al interrogante que lo desvelaba:
-Ya se: le regalaré el Tesoro Quimbaya y con eso la dejo feliz y contenta. Esa “pizca” se merece su buen regalo.
Y en efecto se lo regaló. Eso ocurrió en 1891, un año antes de terminar su mandato.
La Reina María Cristina, aunque un poco sorprendida, porque no todos los días le regalaban tesoros, ni corta ni perezosa, aceptó de inmediato el generoso presente de nuestro Presidente Holguín Mallarino, cuya única obra de gobierno fue haber entregado el Tesoro Quimbaya. Al menos es la única por la que se le recuerda. También se le recuerda -que todo hay que decirlo- por haber sido el creador de la famosa frase: “Lo que no nos cuesta, hagámoslo fiesta”, aunque se cree que también se la regaló a un juglar español.
Desde entonces Colombia le ha venido solicitando a España que -¡por favor!- nos devuelvan el Tesoro Quimbaya que el Presidente Holguín le obsequió, en un gesto de lagartería sin par en la historia nacional.
Ahora le tocará a la sobrina-bisnieta del ex presidente Holguín Mallarino, nuestra actual Canciller María Angela Holguín, reclamarle a los españoles que nos devuelvan el Tesoro Quimbaya, algo que no será nada fácil, no sólo porque es de mala cortesía quitar lo que se regaló, sino porque España cuenta con el Tesoro Quimbaya para cuadrar caja en estos tiempos de vacas flacas: ¡son 122 piezas de oro puro…!
Por lo pronto, ya mandaron a decir que lo van a pensar y que si nos interesa nos pueden regalar Electricaribe. La canciller Holguín lo está pensando.