El Sena es una de las entidades más querida por los colombianos. Desde su fundación el 21 de Junio de 1957 por parte del cartagenero Rodolfo Martínez Tono, el Sena ha sabido ganarse el afecto de los colombianos. Las cifras así lo indican: su presupuesto supera los 3 billones de pesos y tiene sede en los 32 departamentos del país, donde cerca de 10 millones de estudiantes de escasos recursos reciben capacitación técnica y tecnológica.Se trata de la entidad del Estado con mayor compromiso social y mayor arraigo popular. Es difícil encontrar un hogar de Colombia donde no haya alguien preparado o capacitado por el Sena. Por eso al Sena lo queremos tanto y por eso los presidentes de la República se refieren a la entidad como “la joya de la corona”.

Esa es la razón por la cual ha causado conmoción nacional la salida de su directora María Andrea Nieto, quien se negó a renunciar y por ello fue declarada “insubsistente” por parte del presidente Juan Manuel Santos. 

Desde hace varias semanas, Nieto había denunciado al anterior director del Sena y actual secretario general de la Presidencia, Alfonso Prada, de tener “fichas” en la entidad, quienes no sólo no le estarían reportando a ella sus actividades, sino que habrían incurrido en graves actos de corrupción.

La saliente directora del Sena tuvo el valor de denunciar con nombres propios a esos funcionarios desleales y corruptos nombrados por Prada, quienes reportaban a éste sus actividades. Los delitos que habrían cometido dichos funcionarios son múltiples y entre ellos se destacan la adjudicación de multimillonarios contratos sin el cumplimiento de requisitos legales y la sobre facturación de obras de forma astronómica. Todas esas irregularidades fueron reportadas por Nieto a los organismos de control y cuando los medios de comunicación la requirieron para que se ratificara, ella de forma valiente se ratificó..

Ese comportamiento frontal y directo -que buena falta hace en algunos funcionarios públicos, que prefieren rumiar sus frustraciones o atacar por la espalda- no gustó en la Casa de Nariño y por ello anoche la ministra de Trabajo, Griselda Restrepo, firmó la declaratoria de insubsistencia de Nieto. 

Ahora -desde el asfalto y desempleada- María Andrea Nieto deberá soportar muy seguramente una ofensiva mediática orquestada desde la Casa de Nariño por Prada -el funcionario denunciado por ella- quien se encargará de “filtrar” información para tratar de enlodar su desempeño y cobrarle así la osadía de haber puesto en evidencia la conducta irregular de sus protegidos.

Mientras tanto, el Sena -la joya de la corona- seguirá siendo manejada por quienes creen que la entidad debe estar a su servicio y no al de los colombianos, como sucede con Alfonso Prada, secretario general de la Presidencia de la República.

Así las cosas, los organismos de control deben tomar atenta nota de las graves denuncias de Nieto y proceder con diligencia y eficacia para evitar que el Sena sea devorado por funcionarios corruptos, como los denunciados por María Andrea Nieto.