Parece que ahora si hay consenso acerca de los beneficios que tendría la eliminación de tres ceros en los billetes emitidos por el Banco de la República. El fiscal general, Néstor Humberto Martínez Neira, planteó la semana pasada la conveniencia de la medida con el argumento de que serviría para dejar sin valor miles de millones de pesos que hoy están guardados en caletas y que esperan ser “lavados” por las distintas organizaciones criminales.

Es decir, a los argumentos de tipo económico y monetario -que habían sido planteados sin éxito en el pasado- se suma el del fiscal Martínez, que apunta al corazón de los multimillonarios ingresos mal habidos de los grupos delincuenciales.

De aprobarse la iniciativa -que tiene el visto bueno del Gobierno Nacional, el Banco de la República y las entidades financieras- todos los colombianos deben acercarse a las entidades financieras para actualizar su capital y justificar el origen de su patrimonio. De esta manera no sólo quedaría al descubierto la llamada “economía criminal”, sino que las organizaciones ilegales perderían los miles de millones de pesos que hoy tienen “encaletados”, según la Fiscalía.

Es decir, las organizaciones criminales no podrían “lavar” su inmensa fortuna, pues les resultaría imposible poner a circular los miles de billetes que están ocultos. Al quitarles los tres dígitos al peso colombiano, todo ese dinero maldito pierde su valor como moneda y de esta forma quedaría sin soporte la llamada “economía criminal”.

Se trata de una iniciativa interesante, que debe ser estudiada y debatida con mucho rigor con el fin de establecer sus efectos, así como su conveniencia. Por lo pronto, parece contar con la bendición de todas las partes. El próximo 16 de marzo la iniciativa será radicada en el Congreso por parte del Ministerio de Hacienda para su aprobación.